Análisis agregado de empresas integrantes del IPC (2018-IV)

2019-03-28El Economista

Héctor O. Romero y Andrés Nieto*

28 de marzo de 2019

Sobre todo si consideramos que los ingresos de las 35 empresas que componen este indicador representan alrededor de la quinta parte del PIB nacional. Nos referimos a las empresas más grandes y mejor capitalizadas de México.

Balance General

Los activos totales presentaron un crecimiento secuencial del 1.91%, aunque en su comparativo anual retrocedió 3.67 por ciento. Si bien se recuperó de su mínimo del 2018, aun se encuentra por debajo de su máximo de 1 año ubicado en 6,228 miles de millones de pesos. La partida de Efectivo e Inversiones Temporales mostró un avance secuencial del 3.54%, aunque en su comparativo anual retrocedió notablemente (24.9%).

La prueba del ácido, indicador de liquidez, acumuló 17 trimestres consecutivos siendo inferior a 1; es decir, las emisoras que pertenecen al Índice deberán rematar inventarios en caso de que requieran cubrir sus obligaciones de corto plazo.

El crecimiento en inventarios en los primeros tres trimestres del 2018 impulsó al número de días de inventario, el cual se encuentra en 47.53 días. Asimismo, la rotación de inventarios se ha mantenido estable entre los 7.6 y 8.18 veces en los últimos seis años, por lo que no percibimos presiones económicas derivadas de acumulación de inventarios.

Por el lado de propiedad, planta y equipo, observamos un crecimiento secuencial del 3.03% en el 2018-IV, aunque en su comparativo anual esta partida cayó 1.5% como consecuencia de un mayor número de ventas 12M respecto al 2017-IV. Aquí observamos un estancamiento relativo en este rubro desde la reforma fiscal de 2014.

Respecto a las razones de apalancamiento del agregado del IPyC, la razón de deuda neta a EBITDA 12M mostró una caída secuencial derivada de una reducción en el EBITDA 12M que fue menor en proporción al decremento en la deuda neta. A pesar de lo anterior, en sus niveles actuales se encuentra por arriba de su promedio de los últimos cinco años, reflejo que en general la deuda neta del agregado muestra una tendencia al alza mientras que el EBITDA12M se mantiene estabilizado. Se ubicó al 2018-IV en 1.85 veces que aún representa un nivel sano.

Estado de Resultados

A pesar de mostrar una caída secuencial, las ventas 12M registraron un crecimiento de 1.66% a/a en su comparativo anual.

Beneficiada por un incremento anual en las ventas a 12M, el EBITDA 12M agregado registró un crecimiento del 2.39% a/a en el 2018-IV, aunque en su comparativo trimestral retrocedió 0.99 por cviento. En general se aprecia una tendencia lateral en el EBITDA, lo que sustenta nuestra reciente decisión de reducir el objetivo para el IPC de las 46,500 a las 43,300 unidades.

Por su parte, el margen EBITDA 12M exhibió a lo largo del 2018 una recuperación respecto a su caída en el 2016 asociada a mayores niveles de ventas 12M. Sin embargo, en su comparativo secuencial dicho margen retrocedió 9 p. b. para ubicarse al 2018-IV en 18.5%, encontrándose por debajo de su promedio de los últimos cinco años.

Rentabilidad del Capital Invertido (ROIC)

La rentabilidad intrínseca (ROIC) de las empresas del índice (13.5%) muestra una ligera tendencia a la alza que es producto de una ligera recuperación en margen EBITDA durante el año y de una tendencia a la alza en la rotación de activos en los últimos seis trimestres (que se ubica en 0.7 veces).

Conclusiones

Encontramos un balance relativamente estable, con niveles de apalancamiento saludables aunque nos preocupa la liquidez que en un “liquidity Crunch” podría llegar a convertirse en un problema. Esta situación a su vez podría causar presiones recesivas por liquidación de inventarios u otros activos.

Llama la atención el estancamiento en la cuenta de Propiedad Planta y Equipo que muestra que la reforma fiscal de 2014 logró ahuyentar la inversión de las compañías, aunque éstas ya no acumulan efectivo como en años anteriores –algunas han decidido pagar deuda. El Pasivo a largo plazo que mostraba una fuerte tendencia al alza, se ha estabilizado.

En el estado de resultados encontramos una tendencia al alza en las ventas 12 meses, pero que ha perdido el dinamismo de años anteriores. El margen bruto muestra estabilidad y el margen operativo una cierta recuperación que es muestra de disciplina financiera.

El EBITDA agregado se mantiene estancado y esto será un techo para el índice ya que las razones para incrementar el múltiplo no estarán presentes este año. Todo ello reafirma nuestra reciente decisión de reducir el objetivo para el IPC de 46,500 a 43,300 al cierre de 2019.